Fundación Tortuga: Bicicletas Usadas En Bogota + Reciclaje = Biciclaje.

LAS TORTUGAS NINJA DE SUBA

La fórmula es fácil: Bicicleta + Reciclaje = Biciclaje.

Como ellos mismos dicen son una familia con otro ADN, hecho de neumáticos y buena onda. Crecieron en Suba y quieren que en Colombia haya menos gente dándoselas de la liebre y más llegando firmes como tortuga a la meta. A través de su iniciativa de biciclaje quieren mandar un mensaje en contra del consumismo  y a favor de “hazlo tú mismo, fabrícalo tú mismo”. Son 4 fundadores que buscan cambiarle el chip a las personas y que comparten una adicción en común con las tortugas ninja: la pizza.

¿Qué es la Fundación Tortuga?

Fundación Tortuga es una familia que nace en el 2011. Surge como una necesidad de hacer trabajo comunitario y de apoyar proyectos productivos sin meternos en temas políticos, es decir, no trabajamos desde la militancia de un partido político sino a través del poder del ciudadano.  Lo que hacemos no es dar una caridad si no dar un apoyo en dos ruedas; recogemos bicicletas que la gente no usa, las restauramos y las entregamos a personas que necesitan movilizarse o que ven en la bicicleta un medio de trabajo. Lo que queremos es cambiar vidas.

¿Quieres donar tu Bicicleta Usada en Bogota? Contacta a la Fundación Tortuga

¿Cuántas vidas han cambiado desde que nació la fundación?

Hemos entregado 260 bicicletas. Cuando empezamos, nos dijeron que estábamos “locos” por querer regalar bicicletas pero teníamos un compresor, una que otra herramienta y muchas ganas de hacerlo entonces ¿Por qué no? Nos demoramos un mes y medio arreglando la primera y se la entregamos a un joven re insertado que recién llegaba de los Llanos y que no tenía cómo irse al colegio. Luego, le regalamos otra a un señor que vendía tortas en patines, con ella él ha podido movilizarse y mejorar su negocio.  El año pasado los niños de un comedor comunitario nos escribieron cartas pidiéndonos bicicletas y logramos entregarles 20 en navidad. En este momento, aunque no tenemos recursos, intentamos entregar tres o cuatro bicicletas al mes.

¿Qué proyectos maneja la Fundación Tortuga?

Comenzamos con el proyecto Territorios de Vida y Paz que buscaba llegar a la comunidad a través de talleres gratuitos de mecánica al aire libre. Líderes de la Bici es otra escuela- proyecto que surgió para que la gente sepa de mecánica, pintura y mantenimiento de las bicicletas. Lo que hacíamos era entregarles kits y darles tres capacitaciones de mecánica básica, ergonomía, pintura e historia de la bicicleta.

Otro taller que hicimos fue Biciclaje, proyecto que tuvo la intensión de donar 120 bicicletas a 120 personas. Al  principio pensamos en donarlas solo a personas de escasos recursos pero luego nos dimos cuenta de que las personas que tenían una necesidad de movilizarse también eran candidatos a recibir una bicicleta. Fue un taller que duró tres meses y cumplimos la meta de regalar las bicis.  Actualmente el proyecto que tenemos es realizar ciclo paseos con personas de la tercera edad.

¿De dónde viene el nombre de la Fundación Tortuga?

La fábula de la liebre y la tortuga nos influenció a escoger el nombre. La Tortuga retó a la liebre que se sintió muy confiada de ganar pero fue la tortuga, en la que nadie creía, la que finalmente logró llegar primero. La tortuga ganó porque la liebre no fue disciplinada y se quedó dormida. Queremos mandar ese mensaje social de que TODOS SOMOS TORTUGAS, es decir, no tenemos que tener muchas comodidades, plata, afecto o educación para salir adelante, llegar de primeras y terminar la carrera honestamente.  Además de eso, somos 4 como las Tortugas Ninja y somos adictos a la pizza.

¿Qué significa para ustedes la bicicleta?

La bicicleta es un medio que te da libertad. Una persona que se monta en una bicicleta le está dando más espacio vital a los otros para que transiten por la ciudad. No entendemos la bicicleta como un mecanismo para jugar sino que la entendemos como un aparato que otorga independencia porque es autónoma y gratis. Además de ayudarnos en la movilidad también la concebimos como un medio para generar deporte. Con el Bicipolo encontramos una nueva alternativa para ver a la bicicleta no solo en el ámbito de la movilidad sino del deporte y la recreación.

¿Cuál creen que fue el mayor obstáculo para sacar la fundación adelante?

Impedimentos muchos pero, como somos una familia con otro ADN, hecho de neumáticos, ruedas  y buena onda, hemos sabido solucionarlos.

Claramente el mayor obstáculo ha sido económico.  En la fundación todo lo hacemos autofinanciado aunque también gracias al actual gobierno de Bogotá, a través del programa de estímulos para la ciudadanía de la Secretaría de Cultura hemos logrado financiar varios proyectos como: Escuela Líderes de la Bici y Territorios de Vida y Paz. La Secretaría también  nos financió 120 bicicletas.

Otro obstáculo que hemos combatido ha sido  la percepción ciudadana, sobretodo la percepción familiar. No faltaron comentarios del tipo “ustedes van a la universidad para tener una bicicletería, mejor póngase a hacer algo”. Estas percepciones se solucionaron mostrando el trabajo que nosotros, a través de nuestras profesiones y de la fundación como tal, hacemos  con la comunidad.

¿Cómo es un día de sus vidas? ¿Su rutina?

De lunes a jueves cada uno tiene su rutina: dedicamos nuestro tiempo a la universidad, al trabajo o incluso a buscar trabajo. El viernes, sábado y domingo está dedicado a la fundación. Nuestra actividad productiva consiste en arreglar las bicis pero cuando tenemos proyecto nos enfocamos en sacarlo adelante. Todos los lunes entrenamos Bicipolo a las 7:00 de la noche y los sábados, después de salir de la fundación,  nos jugamos unos cuantos partidos.

¿Qué es el bicipolo? ¿Cómo se juega?

Es un deporte alternativo que está inspirado en el polo con los caballos pero con la bicicleta como medio. Se necesita un equipo de tres personas para competir en partidos de 10 minutos o de 5 goles. La idea es no tocar el piso con los pies. Es un deporte urbano así como la Fundación Tortuga. Nosotros mismo adecuamos las bicicletas para jugar y construimos nuestros propios malets.

¿A dónde quieren llegar con la Fundación? ¿Cómo la ven en el futuro?

Para este año la meta es clara.  Queremos entregar 300 bicicletas, continuar con la formación de líderes, integrar de una manera más formal la escuela de bicipolo para que sea mixta, seguir apoyando talentos y  cambiar las bicicletas por sonrisas de gente rodando.  Nos interesa también enfocarnos en el peatón y en temas de espacio público.

En 10 años nos imaginamos generando un cambio social mucho más fuerte y extendiendo el biciclaje a otras ciudades del país. Queremos que en Colombia hayan menos libres y más tortugas, queremos ayudar a construir un país donde la gente haga menos conejo. Esto es un proyecto productivo para la vida.

¿Cómo se puede ayudar a la fundación?

En lo macro nos pueden ayudar con patrocinio.  Pero desde lo micro pueden ayudarnos viniendo aquí, entregándonos las bicicletas que no usen,  donando pintura, herramientas o incluso donando tiempo para armar las bicicletas. Todo se recibe.

¿Ayudar a cambiar el mundo para qué?

Para que los que vienen detrás tengan educación libre, para que el mundo consuma menos, para que las personas que quieran vivir libremente su homosexualidad o puedan hacerlo, para crear un pensamiento más humano y más cooperativo con los demás. En definitiva, para pasarla más bacano.

¿Una canción que recomendarían?

Bicycle de Queen, Welcome to de jungle de Guns N’ Roses, Do the evolution de Pearl Jam y la Perla de calle 13 porque expresa mucho lo que es Suba.

¿Un libro que los ha influenciado?

Biciosos de Pedro Bravo, un libro sobre el ciclismo urbano en Europa desde una visión punk y Soloman de Ramón García Domínguez, que habla de que para ser un súper héroe no es necesario tener una capa sino ponerle sentido común a las cosas.

[amazon_link asins=’B00IWUW1P2,958040738X,B01GEW27DA,B01J94SWWU’ template=’ProductCarousel’ store=’bullecoffeaus-20′ marketplace=’US’ link_id=’6d8a7571-3216-11e8-851e-a990ddcac88d’]

¿Qué cualidades hay que tener para sacar una iniciativa adelante?

Un equipo de trabajo y una familia que lo apoye. Hay que soñar que nos van a dar las bicicletas y soñar que todo lo que queremos lo vamos a conseguir. Como decía el Che* “Seamos realistas, pidamos lo imposible”. Hay que olvidarse de los peros y pensar que no hay nada grande ni imposible, solo hay mentes incapaces.

*: Aclaramos que la frase original “Seamos realistas, pidamos lo imposible” es del filosofo alemán / americano [wiki title=”Herbert Marcuse” base=”ES”]Herbert Marcuse[/wiki] y fue la frase insignia de las protestas estudiantiles de Mayo de 1968.

¿Un lugar?

Suba. El mirador de Suba.

¿Viajar por dónde?

Viajar no es tanto el lugar a donde uno llega si no el proceso que se vivió para llegar. Viajar a donde sea en bici.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *